El ovario es el órgano que contiene los ovocitos (óvulos inmaduros) que por un proceso de maduración se transforman en óvulos maduros capaces de ser fecundados por los espermatozoides para engendrar un nuevo ser humano.

Al nacer los ovarios contienen cerca de 1 millón de estas células germinales, durante la infancia y pubertad la cantidad disminuye a aproximadamente 400.000 al momento de la primera menstruación (menarquia).

En cada ciclo menstrual se desarrollan y atrofian varias decenas de ovocitos, liberándose por lo general 1 óvulo maduro en cada ciclo espontáneo. La liberación del óvulo se produce mediante la ruptura de la pared del ovario, en un proceso que se denomina ovulación.

Sin control de la fertilidad las mujeres tienen una expectativa de engendrar alrededor de 11 hijos/as. Por lo que el ovario libera entre 11 y 20 óvulos. El resto del tiempo el ovario está en reposo relativo durante la lactancia prolongada, que en condiciones naturales se extendía por cerca de 3 años. Durante estos períodos los ovocitos maduran parcialmente y luego se atrofian (atresia), por lo que igual continúa la disminución del número de ellos.

El control consciente de la fertilidad hace que este proceso de ruptura del ovario durante la ovulación ocurra cerca de 450 veces en la vida (ref. 11 a 20). El riego de cáncer de ovario está directamente relacionado con el mayor número de ovulaciones.

En general a los 45 años quedan muy pocos ovocitos y la mayoría de ellos no son fértiles.

Habitualmente se terminan cerca de los 50 años, esto produce una falla en la producción de hormonas por el ovario y se terminan las menstruaciones (menopausia).

Como hemos descrito el ovario está en constante actividad, madurando ovocitos y ovulando.

Durante estos procesos se pueden producir alteraciones que llevan a la aparición de quistes, tumores o alteraciones funcionales.

Las enfermedades más frecuentes son los quistes, la endometriosis, el síndrome de ovario poliquístico y el cáncer de ovario. Este último aumenta su riesgo con la edad.

En general las enfermedades del ovario producen síntomas tarde, cuando la enfermedad ya está avanzada.

El Examen Ginecológico Periódico apoyado por Ecotomografía Doppler Color permite diagnosticarlas tempranamente y realizar tratamientos que pueden ser curativos.