08 Oct

Jaqueca relacionada con enfermedades del Útero

Mucho se ha destacado sobre la importancia de los exámenes preventivos para detectar a tiempo los diversos cánceres que afectan principalmente a la mujer (mama, ovario, endometrio), y con mucha razón ya que ponen en riesgo la vida.

Hay también múltiples síntomas que no matan, pero que comprometen fuertemente la calidad de vida. Jaqueca, sangrados anormales, anemia, cambios de ánimo, estados depresivos, dolor o molestias durante las relaciones y falta de deseo sexual son frecuentes después de los 35 años, especialmente entre los 40 y 50.

Estas molestias se presentan con mayor intensidad en mujeres que sufren de una enfermedad silenciosa y de difícil diagnóstico, la Adenomiosis.

La Adenomiosis consiste en una invasión del músculo uterino por glándulas del endometrio, que sangran periódicamente entre las fibras miometriales. Esos pequeños sangrados periódicos inflaman el útero, haciendo que este aumente de tamaño, asociado o no a la presencia de miomas.

En algunas mujeres, aunque no en todas, estos síntomas son producidos por el útero enfermo, ya que al extirparlo (Histerectomía) los síntomas desaparecen. En mujeres que aún quieren conservar la fertilidad o no están dispuestas a someterse a una histerectomía, el avance de la enfermedad puede frenarse temporalmente con el uso de endoceptivos que liberan una cantidad controlada de un análogo de la progesterona.

El diagnóstico de la Adenomiosis era considerado difícil y se recurría a la Ecotomografía bidimensional clásica y a la Resonancia Magnética, pero siempre era informado como una posibilidad. La incorporación de la Ecotomografía Transvaginal Doppler Color, permite un diagnóstico cercano al 95%, ya que el patrón vascular de la Adenomiosis es característico.

Muchos sostienen que la Adenomiosis desaparece después de la menopausia, y es cierto, en ausencia de hormonas el útero reduce su tamaño y al desaparecer las menstruaciones también desaparecen los síntomas asociados a ellas, pero, la mayoría de las mujeres requieren de reemplazo hormonal después de la menopausia, y en aquellas que existe Adenomiosis latente, esta vuelve a manifestarse con un aumento del tamaño uterino y sangrados anormales.

El tratamiento definitivo para las mujeres que tienen esta enfermedad es la histerectomía.

Recuperar la calidad de vida después de años de síntomas, que afectan a quienes la padecen y también al entorno familiar, es muy agradecido.

Tambien puedes ver